viernes, 17 de marzo de 2017

Respetar al amo Blanco



Por Yolanda Arroyo Pizarro

Respetar al Amo Blanco: sobre racismo en el Puerto Rico del 2013. …Y una breve reseña del libro ‘Los Amos hablan’ de José Curet

"El problema de los que oprimen, Fray Petro, no es la opresión en sí, es la subestimación que hacen del oprimido." - las Negras de Yolanda Arroyo Pizarro

“Padre nuestro que estás en los cielos, permíteme respetar a los blancos, a solicitud expresa de algún vocero de los llamados blancos, amén.”

La polémica racial

Es pleno año 2013 y una persona me acaba de hacer la siguiente advertencia: «Igual que nosotros respetamos y no hablamos de los negros de forma ofensiva, tú también respeta a los blancos.»  El respeto exigido por la susodicha desde su palestra hegemónica purista blanca, en clara crítica al hecho de que escribo sobre mis raíces afro y expongo lo que en su momento fue el abuso de parte de los dominantes, dejó un mar de sinsabores entre quienes se enteraron de la disputa. Escritores, teatreros, profesores, actores y cantantes enterados de tal exigencia, dieron rienda suelta a  opiniones en defensa de la negritud y tildaron de desafortunados los comentarios.

Es claro que hay un discurso de discrimen en la exigencia. Pedir respeto al blanco es una jerarquización de exclusión racista que coloca al supuesto puertorriqueño que me lo está advirtiendo/solicitando en un lugar de superioridad.

Soy una escritora visiblemente negra, que escribe sobre negritudes, punto. No creo que escribir sobre mis ancestros, sobre lo afro, sobre lo negro denunciando el abuso del hegemónico dominante sea faltarle el respeto al blanco. Como la polémica fue públicamente ventilada por Facebook, muchos indignados se expresaron en mi Línea de Tiempo (Timeline) y por Inbox (Mensajería) defendiendo no solo la negritud, sino el perfecto derecho que tenemos a estas alturas, de denunciar los atropellos. Un ejemplo de estas expresiones en defensa lo hizo la escritora Marlyn Cruz-Centeno que en su primera reacción expresó: «Un blanco pidiendo respeto a un negro en pleno 2013...Como capataz de cañaveral.» Luego Cruz-Centeno, en otra intervención inquiere: « ¿Cómo se respeta a los blancos?»


El Profesor Jesús M. Santiago, por su parte, comentó sobre el desafortunado comentario racial: «Es un discurso que pretende de manera soslayada perpetuar la idea de superioridad de los dominantes blancos ante su intento disimulado de respeto y tolerancia falsos.»

La editora y tallerista Miranda Merced indicó: «Deja ver cómo te digo... Cuando se ha vivido toda una vida en Alaska, el marco de referencia es el hielo. El esquimal puede tratar de comunicarse en verde cuando está en el trópico, pero su vocabulario está limitado y creo que siempre lo estará. A menos que suceda un SEE (evento emocional significativo) ese aprendizaje primario es difícil de borrar. En otras palabras: hay gente que nunca aprende, aunque no siempre sea su culpa.»

El traductor y profesor universitario Alejandro Álvarez Nieves cuestionó: «1) ¿Quién es de raza pura en Puerto Rico? 2)¿De cuándo acá una raza se "respeta"? Yo creía que el respeto supone reciprocidad. Quien exige respecto mediante la exclusión ya no tiene remedio».

El Director y Fundador del Colectivo De Palabras Inc., Alexis G. Pedraza Díaz, amonestó sobre el comentario discriminatorio: “Es ofensivo, es una falta de respeto por dondequiera que se le mire. No sé en qué país vive la señora porque hablar de blancos y negros en una isla en que todos somos productos de una mezcla de razas me parece tan absurdo como el planteamiento de que una mujer lesbiana no está satisfecha con ser mujer. […] Yo me declaro directamente ofendido aunque no haya sido a mí a quien iban dirigidos tales comentarios tan faltos de todo tipo de razonamiento lógico y, repito, indiscutiblemente absurdos”.

La escritora puertorriqueña radicada en Chicago, Johanny Vázquez Paz, increpó: “Lo que no entiendo es ¿Cómo es que tú no respetas a los blancos? ¿Qué has dicho tú en contra de los blancos? O sea, que tú escribas cuentos, novelas o poemas con historias de esclavas, en un tiempo histórico donde los derechos humanos de los seres de esta raza eran violados cada día de sus vidas, ¿eso es no respetar al blanco?”

Luis Otero-Garabís concluye: “Los puertorriqueños hemos estado en negación de la existencia del racismo, no sólo en la Isla sino también en los EE.UU. Estamos en negación de que discriminamos en base a preferencia sexual, condición económica, abolengo, sexo, creencia religiosas, etc. Pablo Freyre llama a esto la mente del colonizado; un juez negro traiciona su raza para complacer a los blancos, uno homofóbico se escuda tras la religión y la moral para complacer a los homofóbicos.”

Choco Orta, mentora, artista muy respetada de mi Isla y aguerrida compañera de luchas reprende y hace un llamado: “La "Ama Blanca” debe disculparse contigo públicamente...”

Ilustración de Jota Han
El libro

Casualmente, semanas antes, acababa de llegar a mis manos el libro del escritor puertorriqueño José Curet, titulado ‘Los amos hablan’, resultado de una investigación que realizo para escribir y publicar la segunda parte del texto ‘las Negras’. Esto viene a cuento porque en el libro de Curet, escrito en 1986, se muestra una interesantísima conversación entre un esclavo y su amo, aparecidas en el periódico ‘Ponceño’ en 1852, en una curiosa sección titulada ‘Diálogos Grotescos’. El autor nos cuenta que la columna con el título tan llamativo estuvo siendo publicada por espacio de setenta y una semanas. Las columnas daban cuenta de un esclavo llamado Congo, pero quien escribía la misma no firmaba con su nombre de autor, sin que ello hubiera detenido al periódico ante el anonimato de tal acción.  La premisa de la conversación va por el asunto del racismo, un tema inflamatorio en esa época tan cercana al año de la abolición de esclavos en Puerto Rico que fue en 1872. En una de las anécdotas más interesantes de los susodichos diálogos, se reporta que tildan al negro Congo de “negro despreciable” y él se defiende: “nadie puede dar importancia al juicio de un blanco”.  Y así lo expone el propio periódico. Curet incluye copia de las columnas y varios comentarios de lectores de la época que han permanecido para la posteridad. El libro es buenísimo, ameno para leer y una joya histórica. Consideré un gran atino haber leído este libro en momentos en que aún nos encontramos con obstáculos de racismo y prejuicio en el Puerto Rico posmoderno. Más lecturas de esta índole debieran ofrecerse no solamente a nivel universitario, sino también a nivel de los grados superiores en las escuelas del país.

Bell Hooks, pensadora feminista, negra y norteamericana, en su libro “Desde donde hablamos”, nos convoca a mirar cada una de nuestras imágenes cotidianas, en las que aún a pesar de tener un discurso antirracista, las personas que no viven esta opresión olvidan constantemente que ubican a las mujeres y hombres negros, en lugares de desprestigio y de diferencia jerarquizada. Audre Lorde en su escrito “La hermana, la extranjera” plantea: “Mi reacción ante el racismo es la ira. Una ira que me ha acompañado casi toda la vida, tanto si hacía caso omiso de ella como si me alimentaba de ella o aprendía a emplearla antes de que echara a perder mi visión”. (“El feminismo no es blanco, ni de clase media: propuestas de algunas feministas negras en la construcción de otro feminismo”, entrada de laotrafeminista.blogspot.com)

Finalmente, creo que soy una persona inteligente y compasiva. En aras de ello, hice un llamado y le pedí a quienes rodean y están cerca de la persona que hizo estas expresiones, a sus amigos, compañeros de antología, personas cercanas de su grupo cívico y literario, que se tomaran el tiempo para explicarle el peligro de esta manera de hablar. Quise quedarme con la esperanza de que al menos y mínimamente, alguien pueda hacerle entender que es nociva su actitud, que es racista su actitud. Y que no hay cabida para ello en el mundo que estamos construyendo.


Yolanda Arroyo Pizarro, escritora puertorriqueña, ha sido publicada en España, Ecuador, Ghana, Reino Unido, México, Argentina, Panamá, Guatemala, Chile, Bolivia, Colombia, Venezuela, Dinamarca, Hungría y Francia. Fue seleccionada por la prestigiosa plataforma de contenidos virtuales TED Talk (www.Ted.com) para ser Speaker en el evento que tuvo lugar en la UPR Río Piedras. Logró estar en el Top 20 de cerca de 160 conferenciantes audicionados y ofreció detalles sobre el proyecto que tan amorosamente ha fundado sobre la Cátedra de Mujeres Negras Ancestrales (Capítulos de San Juan, San Germán y Ponce) en saludo al decenio de los Afrodescendientes convocado por la UNESCO 2015-2024.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada